El pueblo trabucado

veleta 0021Cuando la veleta del campanario cambió de dirección, en el pueblo pasaron cosas muy extrañas. La madre de Juan el maestro se murió dos días seguidos a pesar de gozar de buena salud, y Pili ,la peluquera embarazada de ocho meses parió tres veces sin dolor ni complicaciones a su futuro bebé. La mujer del alcalde le fue infiel con Paco, el tabernero, aunque él no se enteró de nada, porque se había mudado a Madrid para presidir el Gobierno de la Nación. Otras parejas también cometieron adulterio sin que sintieran por ello ni pizca de remordimiento. Los adolescentes volaban libremente sobre los campos y los niños pequeños jugaban con los regalos que les traían los Reyes Magos casi todos los días. Incluso el cura de hábito raído llegó a ser nombrado Cardenal y se paseaba muy ufano dejándose besar el anillo.

Pasada una semana, el viento volvió a cambiar de rumbo y los sueños regresaron a las almohadas. Los vecinos volvieron a sus anteriores rutinas ojerosos, melancólicos, y mirándose con pudor si se encontraban por la calle. Solo Martín el pastor pudo suspirar aliviado. Al fin y al cabo, a él, el lobo siempre le comía las ovejas.

P@

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s