Norma Jeane

Norma Jeane

«No quiero, no quiero, pero necesito descansar. Solo será un sueño profundo que consiga silenciar los demonios que me acosan».

Ha tomado todas las pastillas del frasco y, poco a poco se desliza entre las imágenes de su vida de estrella cuando el mundo giraba al ritmo del movimiento de sus caderas, y su cuerpo voluptuoso llenaba las pantallas de los cines, haciendo soñar a más de una generación de fans cautivados por su ingenua sensualidad.

Van quedando atrás las figuras de sus esposos y amantes, entre cuyos brazos ha buscado desesperadamente el amor, tan raquítico en su infancia de niña ilegítima. Esa niña insegura que nunca dejó de existir en ella, y que implora protección y amparo. La niña que siente el aliento alcohólico del hombre que la sienta sobre sus rodillas para subir la mano lasciva bajo su falda desoyendo una vocecita que angustiada suplica: « no quiero, no quiero».

P@

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s