Abuelos

Visita el domingo 9-12-2012 044

Inauguro con mi nieta la mañana. Juntos disolvemos el azul oscuro del cielo con nubes licuadas, pintamos el verde de las hojas, encendemos el sol para que alumbre, despertamos los gallos y los perros. A nuestro paso van abriendo persianas los primeros comercios, huele a pan recién hecho y a vaho en los cristales. 

Me presta sus sentidos recientes para asombrarme de nuevo con el mundo. Descubro las hormigas, y me asombra el vuelo de las aves. Vuelvo a escuchar canciones infantiles, a oler los pies pequeños y las rosas, a saber como saben las frutas, a acariciar los gatos. 

Cuando pasen los años y no sujete ya mi mano con la suya, se van a apoderar de mí todos los grises que esconden los colores, los sabores perderán la sal o la dulzura y serán tan solo un alimento insípido. Entonces sabré que ha comenzado el inicio inexorable del final de mis días.

P@

Anuncios