Nunca mais

Temporal Camello. 11-11-2012 038-¿No estás cansado, papá?

-El cansancio no importa ahora. La mar está enferma y nos necesita, hijo.

Contemplo su blanca cabeza inclinada y sus sabias manos de marino afanándose en la tarea. Cerca, una gaviota se esfuerza inútilmente en desplegar las alas, para acabar rindiendo su cuerpo a la muerte.

El mar, como un perro agradecido, nos lame dejando en nuestros guantes de goma una mancha viscosa y negra.

Diez años después, mi padre no puede ya indignarse.

P@

Anuncios